Se lograron gracias a tres procuraciones multiorgánicas

 

BOLETIN 068/ MORELIA, MICH./ JUE-18-MZ0/ Gracias a la generosidad y solidaridad de tres familias michoacanas, que autorizaron la donación de órganos de parientes que presentaron muerte cerebral, en el Hospital General “Dr. Miguel Silva” de Morelia se han podido realizar cinco trasplantes renales en menos de un mes.

 

De este modo, se ha dado la oportunidad de reincorporarse a una vida activa y productiva a cinco jóvenes que desde hace algunos años padecían insuficiencia renal crónica.

 

La primera donación multiorgánica de este año se realizó el 22 de febrero, obteniéndose dos riñones y dos córneas y en la primera semana de marzo se dio la segunda procuración, lográndose otros dos riñones y dos córneas; todos ellos fueron trasplantados en el Hospital General “Dr. Miguel Silva” a pacientes en lista de espera.

 

La tercera donación multiorgánica, que tuvo lugar el día 11 de marzo, correspondió a un donador de un tipo de sangre muy poco común, por lo que sólo había en la lista de espera uns paciente del mismo grupo sanguíneo en condiciones de ser operada. Para evitar la pérdida del órgano, el segundo riñón fue trasladado a la Ciudad de México.

 

La paciente trasplantada es una joven de 21 años, procedente de la región de Ciudad Hidalgo, que padecía insuficiencia renal desde los 14 años, aunque llevaba menos de un año en la lista de espera del Hospital General “Dr. Miguel Silva”.

 

Durante este año en la Secretaría de Salud se han realizado siete trasplantes renales, ya que a estos cinco procedentes de donador cadavérico se suma otro de donador vivo realizado a principios de año en este hospital y otro más, también de donador vivo, efectuado en el Hospital Regional de Uruapan.

 

Los pacientes trasplantados que no cuentan con seguridad social serán apoyados durante un año por el Gobierno de Michoacán para recibir sin costo los medicamentos inmunosupresores que requieren para evitar que su organismo rechace el nuevo riñón. Con este programa de Gratuidad en Medicamentos Inmunosupresores los pacientes obtienen el tiempo necesario para recuperarse y buscar un empleo que les permita conseguir los medicamentos, ya sea a través de la Seguridad Social o adquiriéndolos ellos mismo.

 

El costo promedio de este apoyo para cada paciente es de 45,000 pesos, aunque si lo compraran los propios pacientes, el gasto anual para cada uno de ellos podría ascender a los 100,000 pesos. El programa ahorra a las familias un coste importante, al tiempo que se proporciona al paciente medicamento de calidad y se asegura el apego al tratamiento.

 

Durante 2009, se atendió mediante este programa a 27 pacientes trasplantados en hospitales de la Secretaría de Salud: 23 en el Hospital General “Dr. Miguel Silva” y 4 en el Hospital Regional de Uruapan.

 

Insuficiencia renal crónica

 

Los riñones tienen como función principal eliminar los desechos y el exceso de agua del cuerpo. La enfermedad renal crónica se da cuando a lo largo del tiempo la persona va perdiendo esta función.

 

En las primeras etapas, el daño es imperceptible ya que no hay dolor ni otros síntomas y la pérdida de la función sólo es posible detectarla a través de análisis médicos. A medida que avanza, pueden aparecer algunos síntomas como sensación de malestar y fatiga, dolor de cabeza, pérdida de peso, inapetencia o nauseas, entre otros.

 

La diabetes mellitus es una de las principales causas de insuficiencia renal; en Michoacán el 40% de los casos se asocian a esta causa, mientras que en otro 40% es de causa desconocida.

 

Estos últimos suelen ser pacientes jóvenes, que empiezan a desarrollar el problema en la adolescencia y se encuentran en su etapa más avanzada cuando tienen entre 20 y 30 años.

 

En su última etapa, los pacientes con insuficiencia renal crónica han perdido por completo la función de sus riñones, por lo que deben someterse a tratamientos sustitutivos como la diálisis peritoneal o la hemodiálisis para eliminar las sustancias que sobran en el organismo.

 

Sin embargo, su calidad de vida se deteriora progresivamente, se incapacitan para trabajar, estudiar o realizar labores cotidianas y se eleva el riesgo de muerte por problemas cardiovasculares. Estos tratamientos sustitutivos, imprescindibles para mantenerse vivos, son también muy desgastantes, tanto para los pacientes en lo físico, como para sus familias en lo económico.

 

Esta enfermedad no se puede curar con medicamentos y el trasplante de riñón es el único tratamiento efectivo para recuperar una vida normal y productiva. El trasplante puede realizarse con un riñón procedente de una donación cadavérica de alguien que sufrió muerte cerebral, o bien ser donado en vida por un familiar o allegado.

 

En Michoacán, más del 80 % de los pacientes en lista de espera tienen entre 15 y 45 años, es decir, están en plena edad productiva. El promedio de edad de los pacientes trasplantados en la Secretaría de Salud de Michoacán es de 23 años.