LORENA BERBER/ INFOMANIA.COM.MX/ URUAPAN, MICH./ VIE-19-FEB/ Las negativas determinaciones del Congreso del Estado provocan inestabilidad en Uruapan, los panistas han excitado desorden político en este municipio, ello se deriva del pleito por la nómina municipal, el dinero y los intereses personales.

 

Los cuerdos que se presume tienen Leonel Godoy Rangel con  Marko Cortés, son  en primer lugar, para prepararle el camino al senador panista en una posible alianza PRD-PAN, es decir Godoy Rangel entrega el poder al blanquiazul a cambio de la liberación de funcionarios y ediles en el famoso “Michoacanazo”

 

Para nadie es un secreto que “Godoy metió la mano” para obtener la liberación de sus funcionarios y los ediles, también para su reinstalación, al grado de haber entregado bonos de 350 mil pesos por el voto a cada uno de los diputados que levantaron la mano para reasignar ediles.

 

Sin embargo, el perredismo michoacano, no está viendo con buenos ojos la posible casi anunciada e inminente alianza PAN-PRD, la ultraderecha con la izquierda, todo este solamente para enmascarar la aguerrida defensa de Citlali Fernández, tanto que entregará el poder al PAN ¿será verdad?

 

Finalmente, gracias a la septuagésima primera legislatura, a los diputados del PRD y PAN Enrique Bautista, Gabriela Molina y Librado Martínez Carranza, regresa el edil Antonio Gonzáles, pero también gracias a ellos ahora Uruapan inicia una nueva etapa con dos presidentes, uno electo y otra sustituta, porque abrogaron un decreto, pero ¿Hasta conde pueden violentar y jugar con los derechos de los demás?