BOLETIN 3012/ URUAPAN, MICH./ JUE-18-FEB/    Es erróneo y sin fundamento alguno el señalamiento de un presunto desvío de 40 millones de pesos en obra pública en el ejercicio fiscal 2009, aseguraron autoridades municipales de Uruapan, al desvanecer dicha acusación.

 

En rueda de prensa ofrecida por el oficial mayor, Agustín Aguilar Gutiérrez; el contralor municipal, Héctor Daza Banderas y el tesorero municipal, José Luís Arévalo Vázquez, este último aseguró que no existe desvió alguno y señaló que la información que vierte está sustentada en los estados contables que están a disposición de la sociedad.

 

Por el contrario, indicó que en dicha anualidad se tuvo un buen manejo financiero que evitó que la severa crisis económica colapsara al municipio como sucedió en varios de los ayuntamientos de la entidad. Ejemplificó que en una partida de gasto corriente se tuvo un ahorro de 1.1 millón de pesos.

 

Acompañado por la subtesorera, Leticia Hernández Lomelí, el tesorero acentuó que los registros financieros del 2009 fueron auditados por la contraloría municipal y serán enviados para su revisión a la Auditoría Superior de Michoacán, procedimiento que deben seguir todos los ayuntamientos en pro de la transparencia.

 

Agregó que los recursos de obra pública vienen etiquetados por parte de la federación que también pone candados para su aplicación, motivo por el que no existe posibilidad de transferir fondos o canalizarlos a otro rubro por más importante que sea.

 

Detalló que en el renglón de obra pública 2009 se ejerció un presupuesto de 122 millones 364 mil pesos de los 127 millones 087 mil pesos que estaban programados, quedando más de siete millones 723 mil pesos por aplicar.

 

A su vez, el contralor municipal señaló que la Ley de Responsabilidades de Funcionarios Públicos establece sanciones para aquellos servidores que incurran en arbitrariedades o intenten ensuciar la imagen de un ayuntamiento o de cualquier otra institución gubernamental.

 

Especificó que la alcaldesa está en su derecho de presentar o no denuncia penal contra de quien haya realizado tal acusación.