URUAPAN,MICH/ MIER270110.-Un grupo de al menos seis sujetos fuertemente armados y cubiertos del rostro con pasamontañas, secuestraron ayer por la tarde a dos mujeres policías adscritas a la Dirección de Seguridad Pública Municipal a quienes interceptaron y sometieron frente la clínica del ISSSTE en la colonia Fovissste de esta ciudad; una de las víctimas fue liberada sana y salva dos horas después.

 

Aunque hasta el cierre de esta ciudad, la prioridad de los rondines que ejecutan las distintas corporaciones policíacas era la búsqueda de la mujer policía, no se tenian pistas para ubicar su paradero o la de sus plagiarios, señalan los informes proporcionados por la Dirección de Seguridad Pública Municipal (DSPM).

 

Se precisó que ayer poco después de las dos de la tarde cuatro agentes de la policía municipal del sector femenil realizaban sus labores de vigilancia a bordo de una radiopatrulla y determinaron hacer un alto en la clínica del Issste.

 

Mientras dos uniformadas penetraban a la clínica para atender un asunto no precisado, sus dos compañeras esperaban en la unidad que permanecía estacionada frente al edificio ubicado en la calle Estocolmo de la mencionada unidad habitacional.

 

Sorpresivamente al lugar arribaron tres vehículos de reciente modelo y de los mismos descendieron al menos seis sujetos encapuchados y armados quienes en cuestión de segundos sometieron a las dos uniformadas identificadas como María de Lourdes García Martínez y Liliana Barrera Camacho a quienes las obligaron a abordar una de las unidades de los delincuentes.

 

Acto seguido, los plagiarios huyeron en veloz marcha por la calle Estocolmo rumbo al Paseo Lázaro Cárdenas, hecho que de inmediato fueron del conocimiento de otras corporaciones policíacas y se inició el intenso patrullaje por distintos puntos de la ciudad, principalmente de unidades de la Policía Federal Preventiva (PFP) sin resultados positivos.

 

A las 3:15 de la tarde se recibio una llamada telefónica anónima en la que se relataba que una mujer policía había sido liberada y se encontraba sobre la carretera libre a Nueva Italia al sur de esta ciudad, concretamente en las inmediaciones de la desviación a Matanguarán.

 

Al lugar se trasladaron varias unidades y confirmaron la versión. Se trataba de la uniformada María de Lourdes en tanto el paradero de su compañera se desconocía, destacando que ambas fueron despojadas de sus armas de cargo (dos pistolas automáticas calibre 9 mm).

 

Se detalló que hasta anoche ninguna persona se había comunicado con la base de la DSPM u otro teléfono de emergencia para denunciar los motivos de este peculiar secuestro, destacando que la mujer policía liberada era interrogada con el fin de obtener datos que permitan esclarecer varias interrogantes.