Mientras que las autoridades del Cereso, no han logrado mantener la imagen como centro modelo.

 

Lamberto HERNÁNDEZ MÉNDEZ/ URUAPAN, MICH./ VIE-22-ENE/ La Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH), en coordinación con sus similares de la entidad, llevaron a cabo recientemente un taller sobre los derechos de los indígenas en reclusión, pero lo novedoso fue que dicho taller se impartió en el Cereso David Franco Rodríguez y el Francisco J. Múgica, en la ciudad de Morelia, donde no hay reos de este tipo, los que existen están en el Cereso Uruapan.

 

Y es que aquí, están al menos 65 internos indígenas, de los cuales cuatro son mujeres, entre procesados y sentenciados, tanto del fuero federal y común; trabajan en la elaboración de artesanías, principalmente, en anteriores administraciones, se les había acondicionado un área especial para trabajar la madera y el barro, sin embargo, en la actualidad prácticamente están en el olvido, según han manifestado algunos familiares.

 

El mencionado taller sobre los derechos de los indígenas en reclusión, fue dirigido principalmente a custodios y funcionarios de los centros penitenciarios, por parte del Cereso Uruapan, asistieron el subdirector, Higinio Galván Ortega y solamente algunos custodios.

 

 

En el penal de esta localidad, se encuentra el mayor número de indígenas detenidos por algún tipo de delito, principalmente son por homicidio, lesiones, robo, despojo de inmueble y problemas por la tenencia de la tierra; muchos de ellos han cometido algún delito debido al desconocimiento de las leyes, el atraso cultural en que viven, la discriminación y que no han tenido una buena defensa por falta de algún intérprete o un abogado capaz.

 

Existe una población total de aproximadamente dos mil internos en el Cereso Licenciado Eduardo Ruiz, el cual en tiempos recientes, había sido considerado como centro modelo, era visitado por jueces y autoridades penitenciarias de Estados Unidos de Norteamérica y de otros lugares del país; donde se verificaban una serie de actividades culturales, artísticas, educativas o deportivas, dígnas de difundirse. Ahora, la situación ha cambiado, apenas si se mantiene a flote.